jueves, 13 de abril de 2017

THE JESUS AND MARY CHAIN "Damage and Joy"

Corría 1985, yo estudiaba periodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona y hacía días que estaba fascinado por aquel nuevo sonido que proponían un grupo de jóvenes alborotadores de Escocía, aquella música era rompedora. Nada antes se parecía a aquella distorsión tan embriagadora, tan brutal y osada. Recuerdo que mi novia, por entonces, me dijo que bajaba a Barcelona que había quedado con unas amigas. Aprovechando las circunstancias le pedí que se acercara a la calle Tallers, junto a las Ramblas, y me comprara un disco de un grupo nuevo llamado Jesus & Mary Chains que acababan de publicar con el nombre de "Psychocandy". Aquella noche se quedaba en Barcelona de salida nocturna con sus compañeras. Al día siguiente apareció en casa con el Lp. con los ojos desorbitados me dijo: "Hemos escuchado el vinilo en casa de Esther y vaya mierda. Es puro ruido".
Treinta y dos años después sigo enamorado de Jesus & Mary Chain, aquella chica por contra ya no forma parte de mi vida hace mucho tiempo. A finales de mes actúan en Madrid, veré por primera vez en directo a aquella banda, para mí será todo un acontecimiento que pienso disfrutar con intensidad, porque a pesar del tiempo transcurrido acaban de editar un álbum magnífico. "Damage and Joy" se hacía esperar. Su séptimo Lp. llega 18 años después de "Monki" (1998), un trabajo que supone la reconciliación de los hermanos Jim y William Reid, ritmos que son un muro de distorsión y reverberación.
Ellos son responsables de redefinir el concepto de rock clásico, con un elemento nuevo y atractivo tras el punk, melodías preciosas bañadas de distorsión absolutamente embriagadora. Lamentablemente Jim y William no fueron capaces de soportar juntos aquella capa de ruido, noise, alcohol y drogas, así que sus peleas fueron legendarias hasta que deshicieron el grupo en 1999. Jesus son parte de la historia del rock, piedras angulares de un tiempo y un lugar del que ellos forman parte.
"Damage and Joy" debe su título a una expresión alemana, "Schandenfreude", que identifica el  el instante en el que se siente placer en el dolor ajeno. Reconocen que ese es el motor del nuevo disco. Parece que siguen enfadados con su entorno y el mundo entero. A pesar de todo, La verdad es que este disco suena a los clásicos de The Jesus and Mary Chain. No te lo pierdas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario